Hábitat

El déficit habitacional en la Ciudad de Buenos Aires: un problema que tiende a profundizarse

17 marzo, 2015

A pesar de la situación de déficit habitacional por la que atraviesa una gran cantidad de porteños y porteñas, la actual gestión del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires no ha avanzado en dar soluciones integrales. La caída en la asignación presupuestaria de los programas de vivienda y el incumplimiento de las normas que buscan avanzar en la urbanización de diferentes villas de la Ciudad son claras manifestaciones de ello. A su vez, en ausencia de un estado activo en la materia, la iniciativa privada orienta la construcción hacia las zonas con menores necesidades profundizando la concentración económica y geográfica del acceso a la vivienda.


RADIOGRAFÍA DE UN DÉFICIT PREOCUPANTE

Según estimaciones basadas en los datos del último censo nacional, el número de personas que se encontraban en situación de déficit habitacional en la Ciudad de Buenos Aires ascendía en 2010 a 340.759[1]. Estimaciones recientes consideran que esa cifra ronda actualmente las 500.000 personas[2] [3].

La distribución geográfica de las personas en tal situación da cuenta de la profunda desigualdad en la que se encuentran las diferentes zonas de la Capital.[4]

vivienda5

A su vez, de acuerdo a la Secretaría de Hábitat e Inclusión Social del Gobierno de la Ciudad, en 2014, de esas 500.000 personas en situación de déficit habitacional, 275.000 habitan en villas y asentamientos precarios[6]. Y entre ellas, aproximadamente el 40% reside en condición de inquilinos, alquilando viviendas o cuartos de manera informal[7]. De tal modo, mientras que en las zonas norte y oeste de la CABA la proporción de personas en situación de déficit habitacional es inferior al 10%, en las zonas sur y este alcanzan al 25,28% y al 18,27% del total, respectivamente.

POLÍTICA DE VIVIENDA DEL PRO

La primera muestra del desinterés de la actual gestión del Gobierno de la Ciudad en resolver la problemática de vivienda reside en que, desde 2008, el presupuesto asignado a la materia ha reducido su participación en el total.

vivienda1En particular, el presupuesto de vivienda del corriente año es el de menor participación en el total del período analizado.

Del total del presupuesto que el Poder Ejecutivo tuvo asignado entre 2008 y 2013 para solucionar la problemática habitacional, $ 1.466.431.692 no fueron utilizados. Esto implica una subejecución superior al 28% para todo el período.

Con esos fondos se podrían haber construido más de 18.500 viviendas multifamiliares de 60 metros cuadrados de categoría confortable[8], lo cual hubiera permitido resolver el problema habitacional de más de 70.000 personas.[9]

En particular, el presupuesto asignado a vivienda en villas también redujo su participación sobre el total, alcanzando valores muy bajos entre 2011 y 2013, y creciendo levemente en el presupuesto sancionado para 2014.[10]

Desde otra perspectiva, a partir de estos mismos datos es posible estimar que la actual gestión ejecutó -en promedio- alrededor de $950 por año por cada habitante de villas y asentamientos precarios para mejorar su situación habitacional.[11]

Además, sólo el 9,78% de los fondos ejecutados se destinaron a proyectos de urbanización integrales.[12] El resto tuvo como finalidad la financiación de arreglos en el espacio público, mejoramiento de fachadas y obras menores de infraestructura.

Este déficit a la hora de definir el presupuesto en materia de vivienda y al momento de ejecutarlo, se tradujo en el incumplimiento de las leyes sancionadas por la Legislatura con el objeto de avanzar en la urbanización de las distintos barrios,  villas y asentamientos de la Ciudad.

  1. Ley N° 403 (año 2000) Villa 1-11-14: dispone la creación del “Programa de Planeamiento y Gestión Participativa de la Villa 1-11-14” con el fin de llevar adelante el Plan integral de Urbanización de dicha villa. También estipula la creación de la Mesa de Planeamiento Participativo conformado por representantes de los organismos públicos de la Ciudad, delegados y vecinos del barrio.

Estado de situación

vivienda2La Mesa de Planeamiento Participativo nunca se conformó, a pesar de haberse sancionado cinco leyes entre los años 2001 y 2005, que establecían una prórroga del plazo original para su creación. Las organizaciones sociales y barriales mantuvieron diferentes reuniones pero sin representantes del Gobierno de la Ciudad.

  1. Ley N° 1.333 (año 2004) Barrio Ramón Carrillo: declara la emergencia de infraestructura por un año (prorrogada en los años 2005, 2006, 2008, 2009, 2010 y 2012) e insta al poder ejecutivo a adecuar la infraestructura (desagües, distribución de energía, gas, repavimentación, alumbrado).

Estado de situación

Ante la falta de avances en lo dispuesto por la ley, en junio de 2006 los vecinos presentaron un amparo para exigir al GCBA su efectivo cumplimiento. En marzo de 2010 el juez de primera instancia falló a favor de los vecinos, y la sentencia fue luego confirmada por la Cámara en septiembre de 2013. Sin embargo, el Gobierno de la Ciudad no ha realizado obras.

  1. Ley N° 1.770 (año 2005) Villa 20: dispone la urbanización de la Villa 20.

Estado de situación

Desde entonces no han habido avances en lo dispuesto por la ley. La misma fue votada junto a otras que estipulaban la creación de un Polo Farmacéutico y del Hospital de Villa Lugano. A diferencia de la urbanización de la Villa 20, las obras del Polo Farmacéutico están muy avanzadas y las del hospital, ya finalizadas.

  1. Ley N° 3.343 (año 2009) Villa 31, 31 bis: dispone la creación de la “Mesa de Gestión y Planeamiento Multi-disciplinaria y Participativa“, integrada por representantes de organismos públicos tanto municipales como nacionales y vecinos/as del barrio. Esta mesa es la encargada, entre otras cosas, de elaborar las propuestas de readecuación de la normativa vigente en materia de trazado de vías de acceso rápido en el área, a fin de posibilitar la concreción del proyecto de urbanización.

Estado de situación

El 31 de mayo de 2011, luego de 14 meses de trabajo, se firmó el Dictamen definitivo de la Mesa de Gestión y Planeamiento Multidisciplinaria y Participativa para la Urbanización de las Villas 31 y 31 bis, creada por la Ley Nº 3.343 (BOCBA N° 3358 del 09/02/2010). En función de dicho dictamen se presentó el proyecto de ley 98-D-2013, en el cual se detallan las especificaciones y las características del proceso de urbanización, con sus respectivos anexos. En la actualidad el proyecto tiene estado parlamentario pero el oficialismo porteño obstaculiza  su tratamiento en el recinto.

COMPORTAMIENTO DEL MERCADO INMOBILIARIO ANTE LA FALTA DE POLÍTICAS DE VIVIENDA

Ante la absoluta ausencia de estímulos a la construcción en las zonas de mayores necesidades, el sector privado profundiza la concentración espacial y económica de viviendas, construyendo principalmente en las zonas con menor nivel de deficit habitacional y con precios inaccesibles para los sectores con dificultades de acceso a la vivienda propia.

Tal como se observa en el cuadro a continuación, entre 2008 y 2013 se construyeron 87.000 viviendas en toda la Ciudad de Buenos Aires. De ellas, sólo 9.764 se localizaron en las zonas este y sur (lo cual representa el 11,22% del total). Las restantes 77.236 se localizaron en las zonas norte, centro y oeste, cuyos niveles de déficit habitacional son significativamente inferiores al de las anteriores.

vivienda3A su vez, el 40% de las viviendas construidas en toda la CABA durante el período fueron lujosas y suntuosas.[13] La construcción de viviendas durante el período respondió en buena parte a la especulación o la reserva de valor.

Según datos del último censo, el 23,95% de las viviendas de la Ciudad de Buenos Aires se encuentran deshabitadas (el total asciende a 340.975 viviendas).[14] Por cada hogar en situación de déficit habitacional se registran 2,5 viviendas deshabitadas.[15]

Entre 2008 y 2013 se verifica una tendencia de modificación del régimen de tenencia de la vivienda, según el cual disminuye la cantidad de propietarios y aumenta la de inquilinos.[16] Tal evolución posiblemente responde a que mientras que el valor promedio de los alquileres aumentó un 54,88% entre 2008 y 2013, el de compra de un inmueble nuevo creció 157,16% durante el mismo período, y el de un inmueble usado, 172,17%.[17]

 vivienda4

CONCLUSIÓN

En definitiva, a pesar de la situación de déficit habitacional por la que atraviesa una gran cantidad de porteños y porteñas, la actual gestión del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires no ha avanzado en dar soluciones integrales. La caída en la asignación presupuestaria de los programas de vivienda y el incumplimiento de las normas que buscan avanzar en la urbanización de diferentes villas de la Ciudad son claras manifestaciones de ello. A su vez, en ausencia de un estado activo en la materia, la iniciativa privada orienta la construcción hacia las zonas con menores necesidades profundizando la concentración económica y geográfica del acceso a la vivienda.


[1] El cálculo se realiza en base a la identificación de hogares en situación de déficit habitacional realizada por el IVC en base al CNPHV 2010, y al tamaño medio de cada hogar calculado por el Ministerio de Hacienda GCABA.

[2] ACIJ (2013). “Informe cuenta de inversión 2013 para vivienda. ¿Cuánto y cómo se gastó el presupuesto de la Ciudad de Buenos Aires destinado a la política habitacional durante 2013?”. Disponible en www.acij.org.ar

[3] La definición de “Déficit habitacional” es la utilizada por el Instituto de Vivienda de la Ciudad en su informe “Diagnóstico déficit habitacional por comunas en CABA”. Buenos Aires, 2013. Serie de Informes Situación Habitacional CABA. Documento N° 2.

A su vez, la misma se basa en: Arriagada, Camilo (2003). “América Latina: información y herramientas socio-demográficas para analizar y atender el déficit habitacional”. Santiago, Serie Población y Desarrollo Nº 45, Centro Latinoamericano y Caribeño de Demografía, División de Población, CEPAL, www.eclac.cl

[4] La distribución se calculó en base a datos del Censo 2010.

[5] Comunas abarcadas por cada zona. Norte: 2, 12, 13 y 14. Oeste: 9, 10 y 11. Centro: 5, 6, 7 y 15. Este: 1 y 3. Sur: 4 y 8.

[6] Secretaría de Hábitat e Inclusión Social (2014). “De villa a barrio”. Buenos Aires, Argentina.

[7] M.C. Cravino (2012). “Procesos migratorios y ciudad informal”, en Morgado, C. y Rinesi, E. (comps.), Pensar el Indoamericano. Racismo, violencia simbólica y política, Buenos Aires, INADI-UNGS. Citado en Centro de Estudios Legales y Sociales (2012). “Derechos Humanos en Argentina: informe 2012”. Siglo XXI Editores, Buenos Aires, Argentina.

[8] Características de una vivienda de categoría confortable: no podrán figurar más ambientes que escritorio, antecocina o antecomedor o comedor diario (siempre que su separación con el ambiente principal esté perfectamente definida); una habitación de servicio y un baño de servicio; un cuarto de planchar. El living y el comedor o el living-comedor no deben exceder en conjunto de 42 m² de superficie. Fuente: Ministerio de Hacienda, GCBA.

[9] La cantidad de viviendas se estima en base al valor de construcción del metro cuadrado de una vivienda multifamiliar de categoría 3 (confortable), en cada uno de los años entre 2008 y 2013, según lo fijado por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires en sus leyes tarifarias anuales (N° 2.568, 2.998, 3.394, 3.751, 4.040 y 4.470).

[10] El Gobierno de la Ciudad tiene 6 programas que abordan la problemática de vivienda en villas: “Reintegración, integración y transformación en villas” (IVC); “Regularización dominial y financiera” (IVC); “Emergencia habitacional, promoción social y hábitat (UGIS); “Intervención social en villas de emergencia y núcleos habitacionales transitorios” (UGIS); “Corporación Buenos Aires Sur” (Corporación Buenos Aires Sur); y “Mejoramiento en villas” (Secretaría de Hábitat e Inclusión).

[11] La cifra surge del promedio anual entre 2008 y 2013 del resultado de la división del presupuesto ejecutado de los programas de vivienda en villas en cada año, por la cantidad de habitantes de villas y asentamientos precarios de dicho año.

La cantidad de habitantes de villas y asentamientos precarios se estima considerando la población relevada por el último censo nacional de 163.587 personas en 2010, la población estimada por la Secretaría de Hábitat e Inclusión Social del GCBA en 2014 de 275.000 personas, y la estimación en base a estos datos de una tasa de crecimiento anual de 14%.

[12] De los seis programas de vivienda en villas, sólo “Reintegración, integración y transformación en villas” (IVC) tiene como objetivo la urbanización integral.

[13] Caracterización de las viviendas (según Ministerio de Hacienda, GCABA).

Suntuosa: no podrán figurar más que aquellas que reuniendo las características indicadas para vivienda lujosa, tengan su construcción complementada con detalles suntuosos e importantes ambientes de recepción, más de tres habitaciones y tres baños de servicio; pileta de natación, cuerpo independiente para vivienda de servicio, etc.

Lujosa: no podrán figurar más que ascensor en las unifamiliares; ascensor con acceso privado o un solo departamento por piso; ascensor de servicio, siempre que el mismo esté perfectamente caracterizado como tal; hasta tres habitaciones y tres baños de servicio; living o living-comedor que excedan de 42 m² de superficie.

Confortable: no podrán figurar más ambientes que escritorio, antecocina o antecomedor o comedor diario (siempre que su separación con el ambiente principal esté perfectamente definida); una habitación de servicio y un baño de servicio; un cuarto de planchar. El living y el comedor o el living-comedor no deben exceder en conjunto de 42 m² de superficie.

Sencilla: no podrán figurar más ambientes que porche o vestíbulo; sala de estar o comedor; dormitorios; baño y toilette para cada cuatro locales de primera; cocina, lavadero, garaje, depósito; servicios centrales de calefacción, agua caliente y/o aire acondicionado.

[14] Fuente: CPHV 2010.

[15] Según el informe del IVC antes referido, en la Ciudad de Buenos Aires hay 134.817 hogares en situación de déficit habitacional.

[16] La categoría “tenencia precaria” incluye propietarios de la vivienda solamente, ocupantes en relación de dependencia / por trabajo, ocupantes por préstamo, cesión o permiso, ocupantes de hecho de la vivienda y “otros”.

[17] El valor del alquiler se calcula en base al precio promedio de una unidad de 70 m², mientras que el de compra, en base al precio promedio del m² de departamentos de 3 ambientes.