Comunicación y Cultura

MARIELA ASENSIO: “LA AUSENCIA DE DRAMATURGAS Y/O DIRECTORAS PROGRAMADAS EN ESPACIOS PAGOS, NO RESPONDE A OTRA COSA QUE LA DECISIÓN DE QUIENES PROGRAMAN”

28 junio, 2018

Mariela Asensio es dramaturga, directora y actriz. Es una de las referencias más importantes del teatro independiente de nuestra ciudad con una gran trayectoria. También es una de las mujeres que lucha contra la invisibilización de las aristas por su género y hoy participa de la campaña por la Ley de paridad teatral en el Complejo Teatral Buenos Aires (CTBA). Conversamos con ella sobre estas cuestiones que atraviesan la escena porteña:

  • A partir del estudio que realizó la Comisión de Mujer de la Legislatura Porteña de la programación 2017 del CTBA se evidenció una disparidad muy fuerte en la participación de varones y mujeres, personas trans y no binarias. ¿A qué crees que se debe? ¿Por qué se visibiliza ahora?

Creo que la disparidad responde a una lógica que trasciende al área teatral, y se expande a todos los ámbitos del mundo profesional. Los hombres ocupan los espacios desde el vamos, y las mujeres tenemos “que ganarlos” esforzándonos el doble o más. Siempre somos la excepción, y generalmente ganamos mucho menos que los hombres por hacer la misma tarea u ocupar el mismo puesto.

El patriarcado esta construido en base a la injusticia social. De esta forma, las decisiones  siguen siendo menester de los varones, y predominan discursos que perpetúan un estado de situación de extrema desigualdad.

Hay una necesidad imperiosa de cambiar algunos paradigmas, y esta a la vista que los distintos espacios de militancia son cada vez más fuertes. Que empiecen a visibilizarse las distintas desigualdades, es parte de un proceso que el feminismo viene haciendo desde hace décadas, y que en la actualidad se esta multiplicando de un modo realmente esperanzador.

  • ¿Esto se replica de la misma manera en el teatro independiente o comercial?

Esto se replica en los espacios remunerados. La actividad teatral independiente no tiene este problema. En el circuito alternativo las obras escritas y/o dirigidas por mujeres son muchísimas. Incluso Argentores hizo hace un tiempo un conteo de cuantas obras escritas por mujeres se habían registrado en el ultimo año, y casi no existe diferencia. Es decir, la ausencia de dramaturgas y/o directoras programadas en espacios pagos, no responde a otra cosa que la decisión de quienes programan, en su mayoría hombres, que al seleccionar materiales y personas, opta por los varones.

  • En este momento hay un proyecto de “paridad teatral” en tratamiento en la Legislatura de la Ciudad. ¿Crees que las políticas de cupo o discriminación positiva pueden modificar la situación?

Por supuesto. La historia deja expuesta de forma didáctica que “naturalmente” no se genera ningún cambio que nos iguale en cuanto a derechos y oportunidades con los hombres. No olvidemos que hace 60 años no podíamos votar por el solo hecho de ser mujeres, y que fue ardua la tarea de conquistar ese derecho. Nada nos fue dado inicialmente. Ni siquiera lo que hoy vivimos como algo “natural”. Se lo debemos a la lucha. Y todo lo que hoy genera reacción en algunos sectores – como por ejemplo esta ley – en el mejor de los casos será a futuro un derecho adquirido.

Ni hablar de las personas trans y no binarias, que ni siquiera tenían derecho a existir. Por eso es fundamental esta ley. Porque además de existir, necesitamos vivir y trabajar.

  • ¿El Estado es responsable?

El estado debe ser ejemplo de igualdad, y construir políticas en esa dirección. Todo lo que desde el estado se perpetúe en detrimento de las mujeres, las personas trans y no binarias, los vuelve cómplices y responsables.

  • De aprobarse este proyecto, ¿qué pasaría con los contenidos?

Se ampliarían. Serian mas plurales. Básicamente porque en este estado de cosas hay discursos que están siendo invisibilisados.

  • Además de las mujeres cis, el proyecto pone énfasis en las personas trans y no binarias. ¿Qué lugar tienen hoy en los diferentes circuitos? ¿Por qué es importante esa diversidad en el teatro?

Me parece fundamental que el proyecto ponga énfasis en las personas trans y no binarias. El lugar que ocupan es casi inexistente en los circuitos que incluyen remuneración. De hecho, el estudio realizado por la Comisión de la Mujer de la Legislatura Porteña,  deja expuesto de forma contundente que en el CTBA la participación de personas trans y no binarias en todas las áreas fue de un 0%.

Este 0% se traduce lisa y llanamente en la mas absoluta invisibilización. Creo que invisibilizar es una forma de discriminación, que propicia discursos hegemónicos que nada tienen que ver con la diversidad.