Comunicación y Cultura

La emergencia presupuestaria en la cultura

10 mayo, 2018

El Ministerio de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires destina un tercio de su presupuesto al Teatro colón, otro tercio al Complejo Teatral de Buenos Aires (con su Teatro Alvear aún cerrado), Casco histórico, Centro Cultural Recoleta, Usina de las Artes y producción de Festivales. El último tercio se distribuye entre decenas de programas que incluyen la Enseñanza artística (Conservatorio Manuel de Falla, Escuela Metropolitana de Arte Dramático, etc), la cultura en los barrios, y los centenares de espacios independientes que dan vida y nutren el gran circuito cultural que caracteriza nuestra ciudad.

Cada año se profundiza la tendencia a la concentración del presupuesto en espacios hegemónicos y eventos masivos. En 2018 hay un ajuste general en el presupuesto de la cartera de Cultura que llega a programas que incluso hasta 2017 mejoraron o sostuvieron su presupuesto. Programas como el de “Incentivo a la producción cultural” o “Cultura en barrios” acumulan caídas fuertes en los últimos años, mientras que “Festivales” y “Usina de las artes” reciben incrementos del 33 y 89% respectivamente, acumulados sobre aumentos del 100 y 89% en 2017. El fomento de festivales o eventos masivos, es sostenido con el recorte en el financiamiento de pequeños teatros, centros culturales o milongas de barrio.

La cultura autogestiva e independiente involucra más de 500 espacios de la ciudad y miles de personas en todos los barrios, es la usina donde artistas y público se forman. Su participación en el presupuesto se redujo de 2,7% en 2016 a 1,91% en 2017 y continúa disminuyendo a un 1,83% en 2018. ¿Cómo se explica que incorporando un nuevo componente al programa, destinado a fomentar un circuito de más de 150 milongas, la evolución de las metas sea de apenas 4 beneficiarios más?

Las organizaciones que nuclean a lxs organizadorxs de Milongas (AOM y Milongas con sentido social) siguen reclamando la aplicación de la Ley de Fomento votada por unanimidad en 2016 por la Legislatura Porteña. Por el momento se logró que se incorpore en el texto del presupuesto de 2018 y el compromiso de otorgar una compensación de 2 millones de pesos al sector por no haberse aplicado en 2017, que aún no fue cobrada.

Para este año ARTEI y Escena, representantes de Teatros Independientes, solicitaron un incremento presupuestario para PROTEATRO no menor al 30%. Obtuvieron en cambio respuestas ambiguas y un incremento mínimo que no llega siquiera a compensar la inflación. Los espacios de Circo reclaman la continuidad del programa Polo Circo en todas sus líneas de trabajo, incluyendo fomento específico, los talleres/escuela y la realización del Festival Internacional. Los Centros Culturales a través de Construyendo Cultura y MECA, también reclaman su propia ley de fomento, mientras reciben inspecciones y clausuras sistemáticas.

Cultura Unida, en representación de todas las organizaciones de la cultura independiente, presentó a fin de 2017 un proyecto de ley para garantizar un piso del 3,5% del presupuesto del ministerio para este sector. El proyecto nunca fue tratado.

A un contexto económico crítico, que hizo caer a menos de la mitad la cantidad de público tanto en los circuitos comerciales como independientes, con el agravante del incremento de hasta 1000% en servicios y  la imposibilidad de trasladar estos aumentos a precios, se le suma la devaluación constante del apoyo estatal, la burocratización, la demora en la aplicación de normas y la persecución de la Agencia Gubernamental de Control a los espacios de cultura independiente. Con esta ecuación se consolida un estado de emergencia presupuestaria sobre la cultura, en la Ciudad que alguna vez fue definida por el Gobierno como la “Capital cultural de América Latina”.

GRAFICOS: http://prezi.com/efdutr_montb/?utm_campaign=share&utm_medium=copy&rc=ex0share