Gobierno y Participación

UNA LEGISLATURA PARA EL EJECUTIVO

3 mayo, 2018

Por primera vez desde que comenzó el año legislativo, el recinto fue sitio para el tratamiento de más proyectos despachados en comisión que pedidos sobre tablas. Esta conducta que debería ser la habitual, se contrasta con los 170 proyectos aprobados sobre tablas de 218 aprobados durante el año, es decir un 78% que incluyen 108 proyectos del bloque oficialista.

A pesar del aumento de proyectos con despacho, la gran asimetría que da cuenta de la imposición de la mayoría automática sigue siendo prominente. En este segmento de temas tratados, puede verse que de los 48 proyectos sancionados que llegaron al recinto con un despacho en comisión, 32 pertenecieron al oficialismo (66,7%) y sólo 4 (8,3%) de Unidad Ciudadana, a pesar de ser el bloque opositor que más proyectos presentados lleva.

Si bien el tratamiento en comisión debería ser el procedimiento habitual del parlamento porteño, este no garantiza la transparencia y participación del conjunto del cuerpo legislativo. Como hemos remarcado en este boletín, durante el tratamiento en comisión de la modificación a la Ley de Basura Cero, el debate y la participación fue casi nula y el despacho salió firmado mientras legisladores del oficialismo debían abandonar por la cocina el Salón Montevideo (donde se llevaba adelante la Comisión de Ambiente).

Con ese antecedente y en una nueva y controvertida sesión, la Legislatura votó de espaldas a toda la ciudadanía una ley que retrotrae 12 años de legislación en materia de reciclado y políticas de cuidados medioambientales. La habilitación de la incineración de basura, es el punto más crítico del proyecto que se votó a pedido de Larreta, con una ajustada mayoría que sólo contó con el bloque oficialista y los diputados Abrevaya y Depierro. La sesión fue interrumpida por Diego Santilli -presidente de la Legislatura Porteña- luego de una intervención que intentó hacer la organización Greenpeace mientras sonaba la marcha fúnebre, como parte de la campaña #QuemarBasuraMata.

En la previa a la votación de esta Ley, la oposición había denunciado que en una serie de documentos surgidos de la Agencia de Protección Ambiental (APrA) daban cuenta de la compra de voluntades a través de la pauta oficial, para sumar adeptos a la polémica modificación. Durante la conferencia de prensa, que contó con la presencia de los bloques Unidad Ciudadana, Bloque Peronista, FIT y “SUMA+”, se informó que toda la documentación respaldatoria formará parte de la denuncia que se inicie contra el Poder Ejecutivo Porteño.

Sin embargo, el regreso de la incineración fue aprobado y tras un extenso cuarto intermedio el oficialismo continuó con su labor en el recinto como si nada hubiera pasado. Los bloques de la oposición decidieron no retornar, argumentando la falta de legitimidad en el tratamiento del polémico proyecto, ya que el texto final se votó con modificaciones cuyas impresiones no estaban distribuídas.