Desarrollo

PLAYAS DE ESTACIONAMIENTO DE LA CIUDAD: CARAS Y CON CONCESIONES IRREGULARES

5 abril, 2018

En la Ciudad de Buenos Aires hay casi 500 espacios de dominio público que se encuentran concesionados. El mundo de las concesiones es muy variado e incluye espacios bajo autopista, playas de estacionamiento y locales comerciales, entre otros. Actualmente, el gobierno de la ciudad cuenta con  42 playas de estacionamiento concesionadas a diferentes empresas. Estas playas están ubicadas a nivel, en bajo autopistas y subterráneas.

Para la construcción de las playas de estacionamiento la Ciudad encomendó el proyecto a empresas privadas, a las cuales se les concedió la explotación de las mismas por un periodo de tiempo extenso y a cánones muy bajos. Una vez finalizados estos permisos, el Gobierno de la Ciudad tenía la posibilidad de establecer un nuevo canon que le permita una ganancia asimilable a la de otras actividades empresariales pero optó por continuar operando de la misma manera.

Si bien existen diferentes leyes que plantean la construcción de playas subterráneas, muchas de ellas no se realizaron. Por lo que, el Gobierno de la Ciudad, intentó reflotar el Sistema de Estacionamiento Vecinales Subterráneos sancionado en el año 2009, donde se preveía la construcción y licitación de 28 playas de estacionamiento en muchos de los barrios de la Ciudad. Para  generar condiciones más atractivas para los futuros concesionarios, el GCBA amplió los plazos de estas concesiones por el término de 30 años.

Dos claros ejemplos de este modelo de licitación son la Playa de Estacionamiento “Los Patos” ubicada en Parque Patricios, que tendrá lugar para aproximadamente 470 vehículos, y fue concesionada a la empresa EVA S.A;  y la “Dorrego” ubicada en el Barrio de Colegiales que tendrá lugar para aproximadamente 225 vehículos y fue adjudicada a la firma Prospert S.A. Lo llamativo es que el monto de las concesiones es un misterio ya que estos no se encontraban estipulados en los Pliegos

Actualmente, hay más de 30 playas de estacionamiento que tienen su concesión vencida. Si bien el Gobierno de la Ciudad llevó adelante un proceso de regularización sobre las mismas, éstos no prosperaron. En vez de que el Estado tome control de estas administraciones, la situación trajo como consecuencia que las empresas concesionarias continúen operando de manera ilegal.

A su vez, una de las grandes irregularidades que presentan las licitaciones de las playas de estacionamiento es que las tarifas a cobrarse y su posterior reajuste quedan a criterio del concesionario por lo que el Estado no tiene una intervención real en su fijación. Frente a un aumento de tarifa que sea considerado inadecuado, el Ente Único Regulador de los Servicios Públicos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires tendrá la posibilidad de convocar a una audiencia pública no vinculante. De esta manera, el Gobierno de la Ciudad genera las condiciones necesarias para asegurarle a las empresas un negocio altamente rentable, permitiéndoles no sólo operar con permisos vencidos sino también a cánones muy bajos o inexistentes.

Un claro ejemplo de esta situación es la convocatoria a Licitación Pública efectuada por el Ministerio de Modernización, Innovación y Tecnología para otorgar la concesión para el uso y explotación de 2 playas de estacionamiento subterráneas que se encontraban vencidas: una ubicada en Charcas -entre Salguero y Av. Crel. Diaz- y otra en Plaza Lavalle, en la zona de Tribunales.

La playa de estacionamiento subterráneo de Charcas tiene 3 plantas de aproximadamente 4500 m2 cada una y, posee lugar para 350 vehículos. La tarifa diaria estipulada por la empresa para estacionar un auto varía entre $240 y $280 permitiéndoles obtener un negocio de alta rentabilidad sin ningún costo ya que, no abonan canon alguno. La construcción, explotación y mantenimiento de la playa de estacionamiento subterránea fue adjudicada a la firma Celia S.A. mediante Ordenanza N° 36.691/81. A cambio de la inversión necesaria para la construcción de la playa, la concesionaria tenía el permiso de explotación del inmueble por el término de 30 años sin abonar canon alguno. Antes de finalizar el plazo, en el año 2008 el contrato fue cedido a Aventura S.A. a través de la Resolución N° 127/GCABA/MDEGC/08.

Por otro lado, la playa de estacionamiento ubicada bajo Plaza Lavalle posee lugar para 669 vehículos. Cabe destacar que este año, el Gobierno de la Ciudad firmó un convenio con la Corte Suprema de Justicia a partir del cual cedía gratuitamente 120 cocheras subterráneas en esta playa. En 1982, la empresa Riva S.A. construyó el estacionamiento subterráneo de Plaza Lavalle. Una vez, construida la firma Plaza Lavalle S.A -constituida por Riva S.A. y Fongerolle S.A- obtuvo la concesión por 30 años pagando un canon que ronda los 300.000 pesos. Las tarifas estipuladas por la empresa para estacionar un auto varían entre $200 y $400 diarios, llegando a cobrar $50 por hora.

A pesar de encontrarse vencidos los acuerdos con el GCBA, tanto la empresa Aventura S.A. como Plaza Lavalle S.A. continúan explotando las playas de estacionamiento con concesiones vencidas que datan del 2011 y 2012, respectivamente.

La situación además de ser irregular perjudica al Gobierno de la Ciudad y a los porteños. En general, los acuerdos que incluyen construcción de playas bajo nivel contemplan cánones significativamente menores a los ingresos por la explotación de las mismas ya que las empresas deben recuperar la inversión realizada en un primer momento. Finalizado este acuerdo, el GCBA debería buscar incrementar el canon a un valor que represente casi la totalidad de los ingresos de la playa, otorgándole a la concesionaria un diferencial entre el canon y los ingresos como contraparte del mantenimiento y administración de las mismas.

Otra alternativa, aunque no muy conveniente en términos distributivos, sería disminuir el valor de la estadía en este tipo de estacionamientos. Bajo esta lógica, el resultado sería que el beneficio de la propiedad del GCBA sobre las playas de estacionamiento se transfiera a quienes poseen auto y utilizan estos estacionamientos.

Las grandes concesionarias: Playas Subterráneas S.A, Criba S.A. y Riva S.A.

Los casos más paradigmáticos en el sistema de concesiones de Playas de estacionamiento en la Ciudad, lo expresan tres firmas que no sólo encuentran su punto de contacto en esta cuestión, sino también en ser aportantes a la campaña del Jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta.

La empresa Playas Subterráneas S.A. es una de las principales concesionarias de playas de estacionamiento de la Ciudad. No sólo posee el control de 6 playas de estacionamiento subterráneas sino que en 5 de ellas opera con permisos vencidos.

Tanto Riva S.A. como Criba S.A no sólo son concesionarias de Playas de estacionamiento, sino que también son de las grandes empresas contratistas del Gobierno de la Ciudad. Criba S.A. fue beneficiada con la adjudicación de varias obras de gran envergadura, recibiendo durante el periodo 2008-2015 una suma de $ 635.158.501 por parte del Gobierno de la Ciudad en concepto de adjudicación de obra pública. Entre las obras que realizó se encuentra Villa Olímpica, el Centro de Convenciones, el Polo Educativo de Saavedra y la nueva sede del Banco Ciudad en Parque Patricios. También fue adjudicataria de la obra Plaza del Vaticano por un importe de $ 17.850.000, el cual fue ampliado en un 68,38%.

Asimismo, la concesionaria resultó favorecida con la contratación directa para realizar un servicio de operación, mantenimiento y limpieza en las instalaciones del Gobierno de la Ciudad en Parque Patricios por un monto de $ 20.681.016, aunque no cuenta con experiencia en la limpieza de edificios.

Por otro lado, Riva S.A. al igual que la empresa Criba S.A. ha sido adjudicataria de varias obras públicas en la Ciudad como la construcción del edificio del SAME, las remodelaciones en el Hospital Tobar García y en el Centro Cultural San Martín y, también, estuvo a cargo de la ejecución de las 21 estaciones del Metrobus que une el barrio de Liniers con el de Palermo.

El punto en común de las tres empresas no sólo son las grandes obras, ni las concesiones, sino que también  figuran como aportantes del PRO en la Ciudad. En el caso de Playas Subterráneas S.A. y Riva S.A. aportaron al Desarrollo institucional del Partido por una suma de $ 100.000 y $ 500.000 respectivamente en pleno año electoral.

En el caso de Criba S.A, varios miembros de la familia Tarasido figuran como aportantes en la campaña electoral del PRO en el año 2015 por una cifra que roza los $ 800.000.

Contribuciones y Donaciones Privadas de Personas Físicas – PRO (Propuesta Republicana) – Estados Contables al 31/12/2015