Gobierno y Participación

Entrevista a Andrea Conde – Legisladora electa por Nuevo Encuentro-FPV

22 octubre, 2015

Publicada originalmente en www.nuevoperiodismodigital.com

-¿Cómo ves al kirchnerismo en la Ciudad de Buenos Aires?

Me parece que la unidad en la diversidad que expresa el kirchnerismo en la ciudad ya trascendió el mero armado de un frente electoral. A su vez, electoralmente hemos consolidado en las sucesivas elecciones que se realizaron este año un caudal de votos muy sólido desde el cual proyectar nuestro crecimiento. Hoy podemos decir que el FpV se muestra ante la sociedad porteña como una fuerza con una propuesta clara y distinta, con una presencia territorial y una organización dinámica con incidencia en distintos ámbitos de la vida política local y eso nos para muy bien para estos próximos 4 años. Creo que más allá de los resultados coyunturales tenemos una ventaja territorial y organizativa que se expresa en el crecimiento exponencial de la militancia barrial del FPV.

12033100_1655863834697589_8840398744946747122_n-¿Qué ideas tenés para tu futura tarea legislativa?

Creo que la unidad en la diversidad que expresaba como la principal característica del kirchnerismo en la Ciudad de Buenos Aires implica que cada uno pueda volcar en su militancia y tarea legislativa lo mejor de su experiencia y conocimientos. Personalmente, tengo una militancia histórica en temas de género y como me preguntabas al principio de la nota creo que es fundamental impulsar la agenda de género en la ciudad. Garantizar el acceso al aborto no punible, a las consejerías de aborto seguro, fortalecer el esquema de prevención y atención de la violencia de género. También pensar integralmente una política que desde el Estado descargue el peso que actualmente recae sobre las mujeres en las tareas de cuidado de sus familias. Por ejemplo, insistiendo para que se garanticen los jardines maternales suficientes, mejorar la atención a los adultos mayores, etc.

El otro tema que considero prioritario es la cuestión del acceso a la vivienda. Tenemos que impulsar de una vez por todas la urbanización de las villas de la ciudad y también trabajar para que los sectores medios puedan acceder con mayor facilidad al crédito hipotecario.

Finalmente, mi experiencia en AFSCA me permitió conocer muy de cerca las dificultades que enfrentan los medios comunitarios en la Ciudad de Buenos Aires. Acá el proceso de ampliación de derechos impulsado por el proyecto nacional y popular choca con los planes de ajuste y exclusión que lleva adelante el macrismo. Esto es visible en aspectos centrales que mencionamos como el acceso a la vivienda, la salud y la educación, donde es evidente la lógica de negocios que impera en la gestión del PRO para gestionar estos derechos.  Pero también en el plano de la comunicación, el mercantilismo macrista le corta el paso a los procesos de democratización de la palabra.

Bajo la gestión de Macri se frenaron todos los intentos por mejorar la reglamentación de la Ley de Medios Vecinales de Comunicación Social. La ley 2587/07 es anterior al macrismo, y su reglamentación y aplicación, ya bajo el gobierno del PRO, requirió mucha movilización por parte de los medios vecinales. Entre otras cuestiones, la Ley otorga el reconocimiento y el acceso a la pauta publicitaria oficial. Justamente, el macrismose  niega a modificar el valor de la pauta, que según el artículo 13 de Ley y el Decreto 933/09 que la reglamenta, se establece en relación con el costo de “la publicidad de la página 7 del diario de mayor circulación en la ciudad”. En los hechos, esto significa ajustar la pauta oficial a la arbitrariedad con que Clarín – el diario de mayor circulación en la ciudad. Es necesario que el desarrollo de los medios vecinales no quede librado a las estrategias de los grandes medios hegemónicos que, justamente, no tienen interés en que estos medios vecinales crezcan y haya más pluralismo.

También hay que debatir la gestión de los medios públicos de la ciudad. El canal de la ciudad pareciera estar lejos de ser un medio destinado entre otras cuestiones, a reflejar la diversidad cultural y social de Buenos Aires. No se trata de discutir la calidad de los programas sino de poner a debate la posibilidad de que accedan otras voces, de que los medios comunitarios tengan cuotas de pantallas, de que la riqueza y la pluralidad de miradas que tiene nuestra ciudad se vean reflejadas en la programación.

-Participaste del último Encuentro Nacional de Mujeres, ¿qué aspectos podrías resaltar?

-Estos encuentros son experiencias únicas en las que las mujeres de todo el país nos encontramos y nos llenamos de energía, alegría e ideas para seguir peleando colectivamente por la igualdad de género. Se realizaron talleres sobre trata, violencia, derechos de las mujeres y actividades culturales. Es una experiencia altamente recomendable con más de 60.000 mujeres de organizaciones sociales, políticas y autoconvocadas movilizadas, centralmente, por las luchas contras las injusticias que vivimos diariamente en todos los espacios por los que transitamos. Si bien en estos últimos años se ha avanzado muchísimo en este sentido, tenemos que seguir profundizando el debate porque en los espacios familiares, laborales, y también en la política, todavía falta bastante para lograr la igualdad entre varones y mujeres.

-¿En cuánto influye toda esta conciencia y participación que el país tenga una presidenta mujer?

-Tener una presidenta mujer es muy positivo para la sociedad y, a las mujeres, nos ayuda a pensarnos y posicionarnos de otra manera. Creo que es la resultante de los procesos que se vienen dando en Argentina y Latinoamérica donde los gobiernos populares tienen líderes que se parecen cada vez más a sus pueblos y eso se une a la lucha de varios siglos de los movimientos de las mujeres en pos de la igualdad. Por eso tenemos una presidenta mujer como Cristina, una estadista única. Tener una presidenta mujer no fue magia.

Para nosotras, también para los varones, ha sido una gran experiencia ser contemporáneos/as de la primera presidenta mujer electa y reelecta de nuestro país.

-Uno de los puntos fuertes de debate en estos encuentros es el tema del aborto, ¿cuál es tu postura?

-Estoy firmemente convencida de que hay que legalizar el aborto. El cuerpo es nuestro. Nosotras, desde Nuevo Encuentro, trabajamos el tema del aborto con Misoprostol, porque nos parece que es una forma de abortar en la que la mujer tiene más libertad o independencia, o sea que no está atravesado por la corporación médica. En Morón trabajamos en consejerías desde el Estado y en la Ciudad desde los locales partidarios.

Es cierto que el FPV no tiene una postura unívoca respecto de este tema pero eso no impide el debate ni las políticas y acciones que nosotras estamos llevando adelante.

IMG_1624-En estos días se cumplieron 6 años de la sanción de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, ¿qué balance hacés desde el área que te tocó dirigir?

El sector comunitario y social de la comunicación audiovisual fue creciendo, desde los inicios de la democracia, primero “clandestinamente” y ahora con absoluta legalidad. La ley permitió construir un impulso muy fuerte para este sector que es el garante fundamental de una comunicación no hegemónica y verdaderamente popular.

Como directora de Proyectos Especiales de la Autoridad Federal asumí el grato compromiso y la satisfacción de poder aportar al proyecto nacional y popular desde un lugar clave: aplicando  medidas como el fondo de fomento concursable para el sector comunitario, que alcanzó este año los cien millones de pesos se avanza positivamente para que cada vez sean más los que se expresan y que los oyentes y televidentes tengan más posibilidades de escuchar las voces, los acentos, las tonadas de su propio barrio y su propia región. Esto es clave para la batalla cultural donde día a día avanzamos en la democratización de palabra.

-En este marco, ¿qué significó el FOMECA?

-Desde que se creó el Fondo de Fomento Concursable para Medios de Comunicación (FOMECA), a finales de 2013, ya se entregaron más de cuatrocientos subsidios a organizaciones de la comunicación comunitaria y de pueblos originarios. En total, se financiaron proyectos por casi $50 millones que se destinaron al financiamiento de compra de equipamiento, producción de contenidos audiovisuales y radiofónicos y gestión de medios comunitarios. Para este año, FOMECA tiene previsto financiar proyectos por $ 129 millones. Su impacto social es altamente positivo.